lunes, 3 de marzo de 2014

¿Cuál es la mejor película del cine mexicano?

RESULTADO DE LA ENCUESTA:

1. Los olvidados (1950), de Luis Buñuel. 531 votos.

2. Amores perros (2000), de Alejandro González Iñárritu. 521 votos.

3. La ley de Herodes (1999), de Luis Estrada. 499 votos.

4. Ahí está el detalle (1940), de Juan Bustillo Oro. 490 votos.

5. Escuela de vagabundos (1954), de Rogelio A. González. 464 votos.

6. Nosotros los nobles (2013), de Gary Alazraki. 455 votos.

7. Como agua para chocolate (1992), de Alfonso Arau. 448 votos.

8. El rey del barrio (1949), de Gilberto Martínez Solares. 375 votos.

9. Rojo amanecer (1989), de Jorge Fons. 359 votos.

10. Arráncame la vida (2008), de Roberto Sneider. 353 votos.

11. Y tu mamá también (2001), de Alfonso Cuarón. 338 votos.

12. El crimen del padre Amaro (2002), de Carlos Carrera. 308 votos.

13. Sexo pudor y lágrimas (1999), de Antonio Serrano. 301 votos.

14. Enamorada (1946), de Emilio Fernández. 299 votos.

15. El esqueleto de la señora Morales (1959), de Rogelio A. González. 292 votos.

16. El callejón de los milagros (1995), de Jorge Fons. 280 votos.

17. Salón México (1948), de Emilio Fernández. 265 votos.

18. Doña Diabla (1949), de Tito Davison. 256 votos.

19. Cronos (1992), de Guillermo del Toro. 253 votos.

20. Canoa (1975), de Felipe Cazals. 244 votos.

21. Mecánica nacional (1971), de Luis Alcoriza. 224 votos.

22. El mil usos (1981), de Roberto G. Rivera. 220 votos.

23. El lugar sin límites (1977), de Arturo Ripstein. 219 votos.

24. México de mis recuerdos (1943), de Juan Bustillo Oro. 214 votos.

25. Vámonos con Pancho Villa (1935), de Fernando de Fuentes. 208 votos.

26. Aventurera (1949) de, Alberto Gout. 200 votos.

27. Sólo con tu pareja (1991), de Alfonso Cuarón. 196 votos.

28. La mujer del puerto (1933), de Arcady Boytler. 188 votos.

29. Distinto amanecer (1943), de Julio Bracho. 163 votos.

30. Santa (1931) de, Antonio Moreno. 159 votos.

31. La barraca (1944) de Roberto Gavaldón. 152 votos.

32. Dos crímenes (1995), de Roberto Sneider. 115 votos.

33. Dos monjes (1934), de Juan Bustillo Oro. 114 votos.


Gracias por tu amable participación. Aquí puedes consultar la encuesta.

lunes, 24 de febrero de 2014

La Ópera del Abogado del Diablo


Según cuenta Pancho Liguori, La Ópera no nació cantina, sino pastelería. Y tampoco encuentra sus orígenes en la esquina de 5 de Mayo y Filomeno Mata, en el Centro Histórico, sino en la esquina de la otrora San Juan de Letrán y Madero, en donde se levanta La Torre Latinoamericana, es decir, sobre la parte poniente del que fuera el Convento de San Francisco o bien, antes de la llegada de los españoles, el zoológico de Moctezuma II.

Se cuenta, pues, que dos hermanas de origen francés o francesas, vaya usted a saber de apellido Boulangeot, fundaron en 1876 una repostería con el nombre de La Ópera, que en 1895, se trasladó como cantina al lugar en el que hoy se encuentra para convertirse, a la postre, en el segundo restaurante bar más antiguo de la ciudad de México ya que el primer sitio lo ocupa La Hostería de Santo Domingo.

El caso es que para finales del siglo XIX y principios del XX, La Ópera, con su barra traída de Nueva Orleans, Estados Unidos; sus gabinetes de nogal y terciopelo; sus espejos biselados, tapicería árabe y altos ventanales, fue uno de los lugares favoritos de la afrancesada sociedad del porfiriato; después, en plena Revolución, varios grupos armados no sólo zapatistas y villistas bebieron y comieron ahí mismo y, con el país de nuevo en calma, dicha cantina volvió a ser sitio de reunión de políticos, artistas, toreros y demás personalidades de las clases económicamente altas de la ciudad.

A mediados de la década de los cincuenta; sin embargo, Bernabé Jurado, conocido como El Abogado del Diablo, el “abogánster” arquetípico de México, aquel que sacara a William Burroughs de la cárcel en tan solo trece días luego de que el escritor beat asesinara a su esposa en una borrachera desenfundó su pistola y, al pretender dispararle un balazo a otro briago, uno de sus acompañantes lo cogió de la mano y la bala se fue a incrustar en el techo del cuarto gabinete del lado oriente de La Ópera.

La marca ahí sigue y, cuando el bebedero se volvió el más turístico del jet set nacional, a alguien se le ocurrió decir que se trataba de un balazo de Pancho Villa que, en plena Revolución, entró a caballo a la cantina y eso que Villa era abstemio y, sin más, disparó al aire. Y es la historia que ha quedado.



Fuente: El Economista. 24 de mayo de 2010. Sección Marcapasos.

La única visita de John F. Kennedy a México



De mucha trascendencia histórica fue la visita del presidente de los Estados Unidos de América, señor John F. Kennedy, acompañado de su señora esposa Jacqueline B. de Kennedy y de su comitiva a la Ciudad de México, en 1962.

Viernes 29 de junio. A las 8:40 horas salieron de Washington el primer mandatario norteamericano y su esposa, quienes viajaron en compañía del jefe del protocolo, Angier Biddle; la secretaria social, Leticia Baldrige; Michael J. Mansfield; el secretario de prensa, Pierre Salinger; el secretario de administración de asuntos hispanoamericanos, Teodoro Moscoso; el secretario auxiliar de Estado, Edwin M. Martin; el comisionado internacional de límites y aguas, Joseph F. Friendkin; el encargado de los asuntos mexicanos en la Oficina de Relaciones, Robert Marion Sayre, y otras personas más.

A las 11 de la mañana, aterrizó en México el avión presidencial, y después de los acordes de los himnos y las salvas de artillería, el presidente Adolfo López Mateos dijo: “En nombre de la hospitalidad del pueblo mexicano, sean ustedes bienvenidos”.

El presidente Kennedy contestó: “Vengo aquí a su patria, señor presidente, en un viaje de amistad, pero también con un gran propósito. Tendré la satisfacción de hablar a usted de los problemas que nos unen y de los problemas que afectan a todo nuestro hemisferio”.

La comitiva se dirigió al centro de la ciudad, donde fue apoteósico el recibimiento que les dio. Sin presencia de escoltas,los ciudadanos formaron la valla desde Paseo de la Reforma hasta la residencia de los Pinos, donde tuvieron su primera conversación los dos jefes de Estado. El matrimonio Kennedy se hospedó en la embajada de su país.

A las 2:20 de la tarde, fue ofrecido un banquete en el Palacio Nacional al que asistieron el mandatario norteamericano, su comitiva, el H. Cuerpo Diplomático y algunos altos funcionarios públicos. Llegada la hora de los postres, se pronunciaron discursos.

Después, el presidente Adolfo López Mateos tuvo una segunda entrevista con el presidente de los Estados Unidos en los salones del Palacio Nacional. Mientras tanto, la señora Jacqueline Kennedy, acompañada por la primera dama de México, su hija Avecita y el licenciado Torres Bodet, visitó el Museo Nacional de Antropología, ubicado en la calle de la Moneda. Al dejar su firma en el libro de visitantes, expresó: “Es fascinante pensar que toda esta cultura floreció antes de la llegada de los españoles”.

A las 5:20 de la tarde arribó el presidente estadounidense al Palacio Municipal, donde el regente, licenciado Ernesto P. Uruchurtu, en solemne sesión del Consejo Consultivo, lo declaró huésped de honor; le entregó un pergamino, así como una medalla, y puso en su poder las llaves de la Ciudad de México. Por la noche, tuvo lugar una función de gala en el Palacio de Bellas Artes, en la que lució su arte el ballet folklórico de México que dirige Amalia Hernández.

Sábado 30 de junio. Desde las 8 de la mañana se iniciaron las actividades de primer mandatario del vecino país. De la embajada norteamericana salió rumbo a la Columna de la Independencia, donde colocó una ofrenda floral y montó guardia. A las 9:45 de la mañana llegó a la Unidad Independencia del IMSS, donde se efectuó un festival y, antes de retirarse, fue a saludar a algunos ciudadanos y conversó con ellos.

A partir de las 11 de la mañana se entrevistaron por tercera vez los estadistas, quienes estaban acompañados de los señores Edwin Martin, Thomas C. Mann, Antonio Carrillo Flores y Manuel Tello. La señora Kennedy, por su parte, efectuó una visita al Instituto de Protección a la Infancia, mismo que le causó grata impresión, por lo que dijo: “Ojala pudiera crear una institución semejante en mi país”.

El presidente estadounidense tuvo también una reunión con los miembros de la colonia americana residente en México, para conmemorar anticipadamente el aniversario de la independencia de los Estados Unidos; dicho acto tuvo lugar en Ciudad Satélite. Concluido el mismo, ofreció un banquete a las 2:28 de la tarde, en el hotel María Isabel, que tuvo como principal asistente al licenciado Adolfo López Mateos. Durante los postres, el primer mandatario estadounidense dijo: “Desde hace veinticuatro horas mi esposa y yo hemos tenido que recurrir a valiosos intérpretes para comunicarnos con la gente de este país. En realidad, quisiéramos poder hablarles más directamente. Después de muchos debates y objeciones, se convino en que no sería yo el que hablase en español, sino la señora Kennedy quien lo hiciera por los dos”. Con gracia y simpatía, la señora Jacqueline expresó en perfecto español: “Mi esposo y yo estamos muy contentos de haber venido a México de nuevo. Este es mi tercer viaje a México. Quiero recordarles que mi segundo viaje fue el de mi luna de miel. Mi esposo y yo, pensábamos en todos los lugares que nos hubiera gustado visitar juntos, y escogimos México”. Los aplausos duraron varios minutos.

Llegado su turno de tomar la palabra, el presidente Kennedy señaló: “Francamente, debo reconocer que no me había dado cuenta de lo amplia que es la Revolución mexicana, hasta que oí su lema fundamental, que es: 'Sufragio efectivo; no reelección'. Somos muchos más conscientes que en lo pasado, de la necesidad de mantener las relaciones que, en realidad, nos hacen buenos vecinos. Pienso que esto ha sido una gran enseñanza para nosotros, y espero que también haya sido útil para el gobierno de México”.

Por la tarde, hubo una recepción en la embajada americana, a la que asistió el H. Cuerpo Diplomático acreditado en México. En lugar de tomar un descanso, el presidente estadounidense subió a su auto, se dirigió al Museo Nacional de Antropología y recorrió las salas durante 50 minutos. Al retirarse, salió por la calle de Correo Mayor, donde decidió estrechar la mano de las personas que le reconocían. La aglomeración creció de inmediato, sin embargo, Kennedy permaneció tranquilo y sonriente. Cuando finalmente logró abordar su coche, agitó su mano en señal de despedida. Ya por la noche, se celebró una ceremonia en la Secretaria de Relaciones Exteriores, ofrecida por el canciller don Manuel Tello.

Domingo 1 de julio. A las 9 de la mañana, el mandatario extranjero y sus acompañantes se dirigieron al monumento a la Revolución, sitio en el que la señora Jacqueline permaneció de pie mientras su esposo depositó una ofrenda floral ante las criptas que guardan, respectivamente, los restos de don Francisco I. Madero y don Venustiano Carranza.

Terminando el acto, la pareja emprendió su camino hacia la Basílica de Guadalupe, en cuya puerta principal fueron recibidos por el arzobispo de México, don Miguel Darío Miranda; el delegado apostólico, doctor Liugi Rimondi, y el deán de la basílica. En su interior, ocuparon el lugar que les fue preparado a la izquierda del altar de la Virgen. A la hora del evangelio, el arzobispo Miranda habló en perfecto inglés.

Al concluir la misa, los esposos Kennedy se dirigieron al aeropuerto. En su trayecto, muchas personas les patentizaron su simpatía.Con el ceremonial acostumbrado, se despidieron los distintos huéspedes, y a las 11:28 de la mañana, despegó de tierras mexicanas el avión que los llevó de vuelta a su país.









miércoles, 2 de octubre de 2013

Los intelectuales y el derecho (sobre la libertad), Albert Einstein


Sé que es empresa inútil discutir sobre juicios de valor fundamentalmente. Si alguien aprueba, por ejemplo, como objetivo, la erradicación del género humano de la Tierra, nadie puede refutar tal punto de vista sobre bases racionales. Pero si hay acuerdo sobre ciertos objetivos y valores, uno puede discutir racionalmente sobre los medios por los que pueden alcanzarse estos objetivos. Indiquemos, pues, dos objetivos sobre los que quizás estén de acuerdo casi todos los que lean estas líneas.

1.- Los bienes instrumentales destinados a sustentar la vida y la salud de todos los seres humanos, deberían producirse con el mínimo trabajo posible.

2.- La satisfacción de las necesidades físicas es sin duda la condición previa indispensable de una existencia satisfactoria, pero no es suficiente por sí sola. Para que los hombres estén satisfechos deben tener también la posibilidad de desarrollar su capacidad intelectual y artística de acuerdo con sus características y posibilidades personales.

El primero de estos dos objetivos exige la difusión de todos los conocimientos relacionados con las leyes de la naturaleza y de los procesos sociales, es decir, el estímulo de todas las investigaciones científicas. Pues la tarea científica es un conjunto natural, cuyas partes se apoyan mutuamente de forma que nadie pueda, en realidad, prever. Sin embargo, el progreso de la ciencia exige que sea posible la difusión sin restricciones de opiniones y resultados: liberta de expresión y de enseñanza en todos los campos de actividad intelectual. Por libertad entiendo condiciones sociales de tal género que el individuo que exponga opiniones y afirmaciones sobre cuestiones científicas e intelectuales, de carácter general y particular, no corra por ello peligrosos o riesgos graves. Esta libertad de comunicación es indispensable para el desarrollo y crecimiento de los conocimientos científicos, una consideración de gran importancia práctica. En primer lugar, debe garantizarla la ley. Pero las leyes solas no pueden asegurar la libertad de expresión; para que un hombre pueda exponer sus puntos de vista sin sufrir castigo, debe haber espíritu de tolerancia en toda la sociedad. Un ideal de libertad externa como este jamás se logrará de modo pleno, pero debe perseguirse con denuedo si queremos que avance lo más posible el pensamiento científico, y el pensamiento filosófico y creador en general. 

Para alcanzar el segundo objetivo, es decir, que sea posible el desarrollo espiritual de todos los individuos, hace falta un segundo género de libertad exterior. El individuo no ha de tener que trabajar tanto para cubrir sus necesidades vitales que no le queden fuerzas ni tiempo para actividades personales. Sin este segundo tipo de libertad externa, de nada le servirá la libertad de expresión. El progreso tecnológico haría posible este tipo de libertad si se lograse una división nacional del trabajo. 

La evolución de la ciencia y de las actividades creadoras del espíritu en general, exige otro tipo de libertad, que puede calificarse de libertad interna. Es esa libertad de espíritu que consiste en pensar con independencia de las limitaciones, de los prejuicios autoritarios y sociales así como frente a la rutina antifilosófica y al hábito embrutecedor en general. Esta libertad interna es un raro don de la naturaleza y un objetivo digno para el individuo. Sin embargo, la comunidad puede hacer también mucha labor de estímulo en este sentido, como mínimo no poniendo trabas. Las escuelas y los sistemas de enseñanza pueden obstaculizar el desarrollo de la libertad interna con influencias autoritarias o imponiendo a los jóvenes cargas espirituales excesivas; las instituciones de enseñanza pueden, por otra parte, favorecer esta libertad fomentando el pensamiento independiente. Solo si se persiguen constante y conscientemente la libertad interna y la libertad externa existe posibilidad de progreso espiritual y de conocimiento y con ello de mejorar la vida externa e interna del hombre.



Tomado del libro Mis ideas y opiniones, Antoni Bosch editor. Artículo fechado en 1940.

martes, 6 de agosto de 2013

Los intelectuales y el derecho (sobre la pena de muerte), Arthur Koestler


El sistema judicial inglés no se funda sobre un código, sino en la aplicación de la Common Law, es decir de la costumbre; dicho en otra forma, sobre usos. La validez y el dominio de la aplicación de esos usos se dejan a la decisión de los jueces "depositarios de la ley, oráculos vivientes que deben decidir en todos los casos dudosos y que están obligados bajo juramento a decidir según la ley del país". (Enciclopedia Británica, artículo Common Law). Sus juicios están registrados para servir después de precedentes.

Los beneficios de la costumbre, considerada ésta como una defensa contra la libertad personal y política,  han sido enormes y forman un parte esencial de la historia inglesa. Una de esas ventajas fue que la negativa de aplicar el derecho romano o el derecho canónico evitó a los ingleses admitir la tortura como un medio para obtener confesiones. El descuartizamiento era nada más que una forma agravada de ejecución y no un procedimiento de instrucción. El procedimiento, en los países del continente, era inquisitorial; el procedimiento inglés era acusatorio. Por eso, la superioridad de la legislación inglesa, en lo que garantizaba al acusado u proceso legal, era reconocida en todos los países.

Pero tales beneficios se pagaban caros. La aversión hacia el poder de la policía tuvo como parte opuesta el poder del verdugo. La aversión hacia la ley escrita dejaba la legislación inglesa a merced de los oráculos con pelucas,  que siendo guiados en sus juicios únicamente por el precedente, tenían que tener la mente dirigida siempre hacia el pasado. No solo administraban la ley, también la hacían. Esos jueces fueron la causa de que la ley contra los bandidos enmascarados terminara por aplicarse a trescientos cincuenta crímenes castigados con pena de muerte. Bajo la influencia de ellos, el Parlamento votó cada vez más leyes que preveían la aplicación de la pena capital, y aquellos pudieron extender a su gusto las aplicaciones de esas leyes. 

En 1813, cuando la ley Romilly, que preveía la anulación de la pena de muerte para el delito de robo de escaparates, acababa de ser rechazada por tercera vez por la Cámara de los Lores, el Lord Chief Justice de entonces, lord Winford, expuso con franqueza la única posición de los jueces de la materia. "No queremos ver cambiar las leyes de Inglaterra", declaró. La que se quería revocar había sido votada en el tiempo de Cromwell, "en el periodo más glorioso de nuestra historia, y no hay ninguna razón para aventurarse con experiencias". Declaró que votaría, sin embargo, por la anulación, pero solo si se podía probar que un solo individuo había sufrido injustamente a causa de la ley, siendo proverbial la humanidad de los jueces. Y eso, en el tiempo en que los niños  de siete años eran ahorcados en público. Pero hay que decir que el argumento No queremos ver cambiar las leyes inglesas solo fue invocado contra los atenuantes propuestos; jamás contra los agravantes.

Es inútil agregar que siempre existieron jueces humanos que de acuerdo con los jurados y hasta con el ministerio, público trataron de evitar a los pobres tunantes las severidades de una ley evidentemente excesiva. Pero como cuerpo, los jueces ingleses ejercieron su influencia tanto en la Cámara de los Lores como en  la Cámara de los Comunes,  y también por su respeto al precedente, en el sentido de una severidad máxima y contra toda reforma humanitaria.     

Fragmento tomado del libro Reflexiones sobre la pena de muerte, publicado por editorial Capitán Swing.

Entrevista a Pedro Valtierra


Fundador y jefe de fotografía del periódico La Jornada; fue presidente de la Sociedad de Autores de Obras Fotográfico y director de la revista Mira. Fundó  la agencia Cuartoscuro, de la cual es director hasta la  fecha. En 1993 creó la revista del mismo nombre.                       
http://www.cuartoscuro.com/pedro-valtierra/  https://twitter.com/PPvaltierra

1. ¿A qué dedica su tiempo libre?

A leer, a pasear, a hacer un poco de ejercicio.

2. ¿Cuáles son sus libros preferidos?  

En este momento, me dedico sobre todo a la lectura de periódicos. Mi libro favorito hoy día es el periódico y mi obligación es estar informado.

Por otra parte, estoy releyendo la Historia de México, del Colegio de México; también Postdata y El Laberinto de la Soledad  de Octavio Paz. Al único Premio Nobel de Literatura de nuestro país lo leí hace muchos años y creo que es muy rico, muy educativo volver a leerlo.

3. ¿Cómo nació su pasión por la fotografía?

Nació desde mi primer contacto con ella, que se dio cuando conocí un laboratorio fotográfico; todavía recuerdo el primer impacto y el encanto que me causó. Digamos que fue un amor a primera vista. De ahí que el nombre de la revista de la que soy fundador sea Cuartoscuro, pues para mí ése es un lugar apasionante.

4. En la actualidad el periodismo es una profesión de alto riesgo; como foto periodista, ¿Nos podría platicar alguna experiencia? ¿Cómo ha afectado a su profesión la situación de violencia que se vive en el país?

Le ha afectado de muchas maneras. Ahora es más complicado salir a la calle a hacer fotos y el riesgo para los periodistas en general es muy alto. Yo creo que es uno de los momentos más difíciles para el periodismo mexicano y eso evidentemente daña al público en términos generales. Antes, para nosotros resultaba más sencillo salir a la calle a trabajar. Ahora hay lugares en los que ya no podemos estar porque siempre nos están vigilando, controlando y llamando para que no salgamos de nuestra área. De hecho, en ocasiones son los mismos delincuentes quienes marcan las áreas de trabajo.

Hay ciudades en las que ya no puedes estar en la calle con tu cámara. Ése es el riesgo en que vivimos ahora.

5. ¿Qué acciones cree usted que sean necesarias para proteger la labor del periodista?

Creo que ya hay muchas leyes, ésta guerra no es nueva en el mundo ni en México.

En cuanto a la protección de periodistas, soy muy sencillo en mi forma de pensar, creo que se tienen que aplicar las leyes. Las leyes que tenemos, las leyes de organismos internacionales. De pronto nosotros exageramos un poco, porque pensamos que es la primera guerra en el mundo, que es la primera cosa así que ocurre en las sociedades. En el mundo han  habido muchas guerras y sobre ésa experiencia se ha legislado. ¿Leyes especiales para proteger a periodistas? No lo considero necesario. Que se aplique la ley, punto, eso es lo que tenemos que hacer. No somos nuevos.

Yo no pido privilegios para los periodistas, pido protección para toda la sociedad. ¿Por qué privilegiar a los periodistas? De pronto me parece que los que hablan sobre este tema, no conocen o no han estado en una situación delicada. Sé a que se refieren cuando señalan a las autoridades que han cometido ciertas tropelías contra la prensa, eso hay que castigarlo simplemente cumpliendo la ley.

6. ¿Cuál es su opinión del estado de la cultura en México? ¿Cree que hay algún aspecto en el que gobierno deba intervenir para apoyarla?

Pienso que el gobierno tiene que trabajar para promover enseñanza de las diferentes disciplinas artísticas. Pero también los ciudadanos tenemos la obligación de trabajar en ese sentido.

No propongo ninguna estrategia porque no soy político, yo soy un fotógrafo que desarrolla actividades culturales en distintas partes del país. Lo más importante es que se recuperen las tradiciones, que se difundan las nuevas opciones culturales, las nuevas posibilidades, la riqueza cultural del país; y que se responda a los intereses de la nación, de la sociedad, de las distintas clases sociales. Eso es lo que me gustaría que hicieran.

Concretamente puedo opinar que las becas en México han perdido el sentido. Ahora se toman con poca seriedad y eso me preocupa, porque creo que deberían recibirlas aquellas personas que no tienen recursos para desarrollar sus proyectos.

7. ¿Qué opina del proyecto Juristas UNAM, a través del cual intentamos recabar experiencias y puntos de vista de diferentes profesionistas?

Me parece que es interesante, sobre todo viniendo de abogados. Es importante que se preocupen por el periodismo, por la cultura, por las actividades de la sociedad en general; y que las opiniones se difundan es aún más importante.

Pienso que algunos de los aspectos de relevancia en cualquier sociedad son la educación y la cultura, la difusión, el debate. Hablar. Hablar libremente para que nos podamos desarrollar como una comunidad más propositiva y podamos crecer.

Creo que México tiene muchísimas opciones, pero la preocupación por difundir, por hacer lo que ustedes están haciendo, no es tan amplia. Creo que lo que Juristas UNAM lleva a cabo es necesario, es ejemplar y otros grupos deberían seguirlos. El día en que en México se hable directamente y se difundan las ideas de los distintos actores del país, vamos a estar  en una situación mucho mejor. Hace falta descreer de lo que dice la televisión, descreer de lo que dicen los políticos, sean del partido que sean, porque al final de cada sexenio o cada trienio, vemos que no están a la altura de la sociedad.


lunes, 5 de agosto de 2013

Entrevista a Ana Lorena Gudiño Valdez


Bióloga por la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con estudios en El Colegio de México donde cursó el Programa de Estudios Avanzados en Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente LEAD-México. Es Jefa Scout Nacional desde octubre de 2011, siendo la primera mujer y la más joven en desempeñar este cargo.

1. ¿Cuáles son tus pasatiempos preferidos?

Me gusta mucho hacer ejercicio, principalmente los recorridos en bicicleta. También disfruto mucho leer y dibujar. Cuando estaba en la universidad tomé un curso de ilustración, y es un gusto que conservo.

Si algo gozo enormemente es estar en la naturaleza, eso se debe el trabajo que tengo actualmente y a muchas de las actividades que ahí realizo. Caminar en el bosque, en cualquier lugar al aire libre y poder estar en contacto con la naturaleza.

Ahorita tengo un proyecto personal que es una azotea verde, pues me encantan las plantas y las flores, por eso decidí estudiar biología. Arreglar mi jardín, revisar cómo han crecido las plantas; todo eso me encanta, me hace transportarme a otro lugar.  También es  una actividad productiva porque genero mis propias hortalizas.   

2. ¿Qué tipo de lectura te gusta?

Me gusta leer todo tipo de obras, sobre todo la novela pues García Márquez es mi autor favorito. La literatura latinoamericana me fascina, me identifico mucho con ella. Desde que estaba chica y tuve la oportunidad de leer Cien Años de Soledad, lo marqué como mi libro favorito.

Desde muy chicas mis papás nos inculcaron la lectura a mi hermana y a mí.  Mi mamá nos leía en las noches, nos contaba cuentos y demás. Uno de los primeros libros que leí ya estando más grande, y después de adentrarme en El Principito, Marcelino Pan y Vino y otras, fue Aura.

También la novela histórica me gusta mucho. Hay una que se llama Los Pilares de la Tierra que me parece fabulosa, la compré porque fue una recomendación de un amigo español. Tuve oportunidad de estar en España y el libro me acompañó durante todo mi viaje. Momo me permitió conocer a un gran escritor como Michael Ende. Disfruto mucho la lectura, el cuento me gusta, la ciencia ficción me gusta; leo de todo. 

3. El escultismo nace como una forma de combatir la delincuencia en Inglaterra a principios del siglo XX. ¿Crees que en la actualidad ese objetivo se siga cumpliendo?

Más que combatirla, prevenirla. Yo te diría que la idea de Baden-Powell, nuestro fundador, fue lograr que los jóvenes enfocasen sus energías y su creatividad en algo positivo. El día de hoy el movimiento scout esta conformado por 34 millones de personas de los cuales el 80% son jóvenes, hombres y mujeres.

En nuestro país tenemos 42 mil miembros, y puedo decir que, cada vez que tengo oportunidad de ir a los grupos y ver a los jóvenes que tienen entre 14 y 22 años de edad, los encuentro alegres, creativos, con ganas de crecer y divertirse sanamente. Veo a los que son más pequeños jugando, siendo sanos, amigables, confiables y siguiendo el sistema de valores que fomenta ésta organización.

Cada vez más y más jóvenes se van integrando,  a algunos les gusta, a algunos no, evidentemente hay diferentes personalidades. El movimiento scout congrega a todo tipo de personas, amas de casa, ingenieros,  abogados, que comparten un rasgo en común: tienen bien fundamentados sus valores; son personas en las que se puede confiar plenamente. Estoy segura de que el movimiento sí funciona.

4. Los scouts se esfuerzan por ser buenos ciudadanos. ¿Qué opinas del estado actual de la sociedad en general?

El movimiento scout es un reflejo, es una muestra pequeña de la sociedad.  Yo creo que la sociedad mexicana actualmente está alejada de muchas cosas; los valores que se inculcan en el seno familiar se están disolviendo, se están perdiendo debido a la modernidad, pues nuestro ritmo de vida cada vez es más acelerado. Hay lejanía entre padres e hijos.

La de nuestro país se ha caracterizado por ser una comunidad en la que el seno familiar es muy importante, y en los últimos años se ha visto un poco disuelto. Ese seno familiar lo sustituyen los medios de comunicación, las redes sociales y demás.

Por otra parte creo que padecemos una gran falta de sueños y de ilusiones que nos muevan y una pérdida de confianza en los líderes. Nuestra sociedad está muy fragmentada, es inequitativa y está completamente polarizada.

El cuidado de los derechos humanos, de la educación, de la cultura,  del sentido de pertenencia y del sentido de patria se han perdido muchísimo; por eso creo que a través del método scout es posible que todos entendamos que somos iguales en derechos y obligaciones, y que debemos gozar de las mismas oportunidades.

Estamos por empezar una campaña para fomentar la lectura. La pregunta es ¿cómo? Porque si llegamos con un joven y le decimos “ahí está el libro” jamás va a funcionar. Lo que queremos hacer es ofrecerles fragmentos que puedan generar discusión o curiosidad entre ellos. Para hacer que se interesen vamos a darles un extracto de Escultismo para muchachos, que es otro de mis libros preferidos, y a crear juntos una serie de reflexiones sobre ese tema; o de algunos libros que atraigan su atención. 

5. El escultismo se enseña a través de actividades lúdicas ¿Hay suficientes espacios o eventos para realizarlo satisfactoriamente?

Si hablamos del Gobierno del Distrito Federal debo decir que aplaudo la apertura de espacios culturales. Es impresionante lo que han hecho con los espacios públicos, creo que falta difusión, pero ya están ocupados en ello. Hoy día, todos los grupos scout de la Ciudad de México están ubicados en locales que son parques y jardines; algunos en mejores condiciones que otros.  Por otra parte, nos ha tocado gente que nos quiere cobrar por hacer actividades en un espacio público: cuando eso ha ocurrido, hemos denunciado y las autoridades han acudido en tiempo y forma.

Me da mucho gusto ver la cantidad de actividades gratuitas que hay en las casas de cultura. En la capital, los ciudadanos nos hemos vuelto más responsables, podemos verlo en la civilidad de los ciclistas y de los conductores; se está empezando a crear una cultura, hemos comenzando con zonas especificas como la colonia Roma y Condesa, pero necesitamos empezar a hacer eso en zonas vulnerables, que requieren mucha atención hacia los niños, los jóvenes y las amas de casa.
   
6. ¿Qué tipo de apoyo pedirías al Gobierno del DF para fomentar el escultismo?

Creo que tienen que abrirse a apoyar a las instituciones que buscan brindar u ofrecer oportunidades a las comunidades, oportunidades laborales, educativas, recreativas.

Nosotros como asociación tenemos un proyecto que a nivel mundial se llama “Escultismo para todos” y aquí en México estamos trabajando con grupos vulnerables. En Iztapalapa tenemos dos grupos, ubicados en comunidades donde hay asentamientos irregulares, zonas de extracción pétrea, donde el escultismo ha llegado por una u otra circunstancia; y que le está brindando a los niños y jóvenes oportunidades de ver el mundo desde otro punto de vista. Buscamos que vean que existen otras opciones. Son niños que tienen contacto con otros que también tienen los mismos valores, y les damos otra opción de vida.

Hablo de los scouts, pero hay muchas organizaciones que trabajan con cuestiones ambientales, de cultura, de deporte, donde poco a poco se van abriendo nuevos espacios.

Por supuesto que los ciudadanos estamos desangelados con el gobierno, pues lo necesitamos más cercano a la gente, más humano, donde escuchemos y trabajemos codo a codo. La burocracia está muy desvirtuada y la gente ya no confía en sus gobernantes. Recuperar esa confianza es realmente difícil.

7. ¿Qué opinas del proyecto Juristas UNAM? 

Tengo la fortuna de convivir con muchos abogados, grandes amigos míos desde que estaba en la Universidad. El presidente de esta sociedad es abogado y varios de los consejeros nacionales son abogados. Tienen diferentes especialidades, diferentes puntos de vista, diferentes formas incluso de actuar. Con el que tengo la relación más cercana es con el Presidente de la Asociación y puedo decir que es una persona sumamente pulcra, confiable, con unos valores perfectamente bien establecidos y con una gran calidad humana. Ha combinado perfectamente su formación scout con la formación profesional, es una persona que resuelve.

Conozco más de cerca lo que implica el derecho desde diferentes perspectivas gracias a él.  A mí me tocó estudiar derecho ambiental gracias a mi carrera, por lo que pienso que quien tiene la oportunidad de conocer, interpretar y aplicar la ley, es una persona que tiene la posibilidad de ir resolviendo el mundo, de ir orientando a la sociedad civil en general.

Aplaudo muchísimo a los buenos abogados, a los que se interesan en cuestiones sociales, ambientales, a los abogados de oficio. Con los que tengo relación más cercana son los especializados en mi materia. Uno de ellos es Gustavo Alanís, quien es Presidente del Centro Mexicano de Derecho Ambiental y a quien respeto muchísimo; él fue mi profesor cuando estuve en Legislación Ambiental.

Sí hay mucho que estudiar y mucho que hacer. Cuando tuve la oportunidad de acercarme al derecho me di cuenta de que son cuestiones lógicas y me encantó. Tengo la idea de estudiar un doctorado sobre el tema.

Los felicito muchísimo.

miércoles, 10 de julio de 2013

Entrevista a Roberto Palazuelos Rosenzweig


Nieto del gran jurista mexicano. Narciso Bassols. Estudió derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México generación 1960 – 1964. Desde que inició sus estudios comenzó a laborar en el despacho de su padre, el Lic. Roberto Palazuelos Bassols. Fundó su despacho en 1979 donde atiende asuntos civiles, familiares, laborales, administrativos, mercantiles y de amparo.
http://alvaro-obregon.infored.com.mx/206802/Palazuelos-Rosenzweig-Roberto-Lic.html


1. ¿Cuál es su pasatiempo preferido?

La jardinería.

2. ¿Cuáles son los libros que han dejado huella en su vida?

Toda la obra de Julio Verne; los clásicos rusos; los clásicos ingleses; libros de historia, etcétera. Yo leía mucho por una sencilla razón: no había televisión en mi época. Vivíamos en Acapulco y tampoco contábamos con un radio.  Solo escuchábamos un programa de onda corta los domingos a las 8 de la noche, que se llamaba Carlos Lacroix. Mi vida era leer libros. Mi papá tenía una biblioteca muy grande y yo me la pasaba leyendo desde joven.

3. ¿Cómo percibe el nivel educativo en México?

Malo. En México gastamos una de las más grandes cantidades en educación; otros países no gastan tanto y tienen mucho mejores proyectos  educativos. ¿A qué se debe esta situación? A que existen sindicatos no solamente de educación, sino de otros rubrosque están conformados por una bola de pillos. Esta es una herencia del viejo PRI: “te permito  robar mientras me apoyas para quedarme con el poder”, negocio redondo entre gángsteres y ladrones.

El problema principal de México ha sido el crecimiento demográfico. Padecemos las consecuencias de lo que se llama la “Maldición de Malthus”; el crecimiento de los población fue en forma geométrica y los satisfactores aumentaron en forma aritmética. No tenemos capacidad para darles trabajo a tantos jóvenes, comida a tanta gente. La miseria se nos sigue presentando a pesar de ser un país que representa la cuarta economía en crecimiento del planeta.

Recuerdo de una frase de Luis Echeverría quien fue nefasto para el país: “poblar es gobernar” decía,  “arriba y adelante”. Esa estupidez hizo que la población aumentara exponencialmente. Parece gracioso para muchos mexicanos decir “yo tengo quince hijos, diez hijos, veinte hijos”. ¿Y ahora quién los educa, les da de comer, les da empleo? Hoy, que Estados Unidos está cerrando la frontera, el problema se irá acentuando cada día.

4. ¿Qué factores son imprescindibles para formar profesionales del derecho?

Que en la Facultad se impartan las asignaturas con rigor técnico y académico; que no se regalen las calificaciones; que los jóvenes estudiantes que ingresan, si descubren que el derecho no es su vocación,  deserten.

En nuestro país es recurrente que veamos a las carreras de tradición como si fueran las únicas. Muchos de los egresados de derecho no encuentran fuentes de trabajo en su profesión, y terminan trabajando como chóferes o meseros.

Cualquier país del mundo debe tener rigor técnico en la asignación de la educación pública. México tiene que establecer orden, disciplina férrea. No más marchas, no más plantones, no más destrucción de propiedad pública. Poner énfasis en crear plazas de trabajo.

5. ¿Qué sugeriría para lograr mayor transparencia en los procesos jurídicos?

Vamos por buen camino en el sentido de que se han impuesto una serie de medidas a favor de la transparencia, como lo son los juicios por jurados y los juicios orales. Tenemos que practicar el concepto de justicia pronta y expedita; ya que nuestro el procedimiento actual es tortuoso, lento, difícil de entender y difícil de practicar.

Existe la nefasta concepción en México de que todos los delitos merecen pena de prisión preventiva. En Estados Unidos, el 80% de los delitos tienen libertad bajo fianza instantánea. Por ejemplo: si mato a mi esposa puedo acceder a la libertad bajo fianza. Sí, pero la fianza es de diez millones de dólares. Si pago el dinero, puedo defenderme fuera de prisión. Si decido huir, el juez dicta orden de aprehensión y pierdo la fianza. Funciona maravillosamente bien. Aquí a cualquier persona la meten a la cárcel, no hay libertad bajo fianza; dos años después le dicen: “usted disculpe, ya se descubrió que usted es inocente”. A lo que el imputado responde “sí, pero ya mi vida quedó arruinada, ya perdí mi negocio, mi esposa, mis hijos, mi buen nombre frente a la sociedad”. Y la autoridad concluye burlona “bueno, pues ni modo, mala suerte, da gracias que estás libre”.

Me acuerdo de una anécdota muy curiosa. En la Constitución de 1917, se aceptó el concepto de justicia por jurados, cuando se hizo la transcripción alguien eliminó la parte correspondiente a los “jurados”. Un jurado le permite a la sociedad involucrarse en la impartición de la justicia; y obliga a los jueces a seguir los lineamientos que les marcan.

6. ¿Qué nos aconseja para elegir un buen abogado?

Que sea un abogado establecido, con experiencia profesional, con su cédula profesional debidamente acreditada, que tenga un despacho especializado en la materia en cuestión y que se investigue su honestidad en el foro. Hay muchísimos pillos en el medio, gente que no sabe litigar.

En ocasiones llega el cliente con el abogado y éste último le dice que es primo hermano del Presidente de la República, para después pronunciar la repugnante frase: “no te preocupes, todo saldrá bien, pero me tienes que dar un anticipo, me tienes que dar dinero para pagar un favor”. A esos abogados hay que meterlos a la cárcel y quitarles la cédula;  para dignificar de nuevo el ejercicio de nuestra profesión. 

Otra cosa, para mí debería existir lo que se llama la barra de abogados obligatoria, donde se exige que pases un examen frente a ella, y te permite entrar al mercado laboral solo si hay lugar. Desgraciadamente, cualquier título profesional, te permite litigar en todos los foros, en la Corte, en lo laboral, civil, mercantil, amparo, etcétera, pero son personas que no tienen capacidad profesional y malbaratan el mercado laboral.

7. En el tema de prevención del delito, ¿cuáles son los aspectos más urgentes a atender en el DF?

En la Ciudad de México la prevención del delito es quizás  la mejor de la República Mexicana porque tenemos una policía única, la del DF. En el resto de los estados, en cambio, tienen una policía municipal, estatal y federal; sumando a las anteriores a la policía comunitaria que ya inventaron. Y le doy la razón a la gente porque están desesperados, pero no podemos permitir que grupos de presión dobleguen al gobierno.

8. Como miembro de una gran familia de juristas, ¿tendrá alguna anécdota que recuerde con especial cariño?

Provengo de una familia de juristas porque mi tío abuelo, hermano de mi abuela paterna, fue el maestro don Narciso Bassols García,  quien fundó la Facultad de Economía,  fue embajador de México en Inglaterra  y coadyuvó a la llegada de los niños de España, en colaboración con el Presidente Cárdenas. Mi padre fue su secretario particular, Roberto Palazuelos Bassols. Mi abuelo era agente aduanal, tenía la patente número tres en México.

La línea genealógica va de Narciso Bassols a Roberto Palazuelos Bassols, de él  a su servidor Roberto Palazuelos Rosenzweig, y de mí a mis hijos Roberto Palazuelos Badeaux y Mauricio Roberto Palazuelos Bard; que también son abogados.  Tenemos más de cien años dedicados a esta la profesión.

9. ¿Qué opina del Proyecto Juristas UNAM?

Es importante porque a los jóvenes estudiantes del derecho les pueden servir las experiencias de abogados como yo, que tengo 53 años dedicado a la abogacía. Mucha suerte a todos los colegas. 

miércoles, 19 de junio de 2013

Entrevista a Ana Elena Mallet


Curadora, crítica de arte y escritora. Estudió la Licenciatura Literatura Latinoamericana en la Universidad Iberoamericana. Tiene estudios complementarios en Arte y Museología. Trabajó como curadora en el Museo Soumaya, en el Museo de Arte Carrillo Gil y fue subdirectora de programación del Museo Rufino Tamayo. 

1. ¿Cómo nació su amor por el arte?

Mi padre procuraba en cada viaje llevarnos siempre a un museo, aunque estuviéramos en destinos donde prácticamente no existían. Él decía que siempre había que visitar el museo y la catedral sin importar que viajáramos al poblado más modesto. Creo que ese fue el inicio. Después, al terminar la Licenciatura en Letras hice mi servicio social en el Museo Tamayo y fue cuando decidí que quería trabajar dentro y para los museos.

2. ¿Cuáles son los libros o autores que más han influenciado su formación profesional?

Orlando, de Virgina Woolf, ha sido mi favorito desde siempre. Pedro Páramo, de Juan Rulfo, es un libro que me impresiona. Más recientemente, la crítica de arquitectura Beatriz Colomina es de mis autoras predilectas.

3. ¿Quiénes son sus artistas preferidos?

Ahora que estoy tan involucrada en la parte de diseño prefiero hablar de diseñadores como Jorge Diego Etienne, Emiliano Godoy, Hella Jongerius, Héctor Esrawe y Marcelo Rosenbaum.

4. Como curadora, ¿nos puede platicar algún acontecimiento en el Instituto Nacional del Derecho de Autor? ¿Cómo ha sido su experiencia con los profesionales del Derecho?

Los derechos de autor siempre son complicados. Ojalá los profesionales del Derecho estuvieran más cerca de nosotros, profesionales del arte, para guiarnos. Es siempre complejo que clientes e instituciones se quieran apropiar de nuestros derechos, poseerlos por cierto número de años y dejarnos fuera. Además nos falta mucha información. Aunque he tenido estupendas experiencias con abogados especializados en el tema, como Ernesto Becerril o León Felipe Sánchez, quienes me han ayudado a entender el vínculo de los derechos de autor con las nuevas tecnologías.

5. ¿Qué opinión le merece la situación cultural actual de nuestro país?

Creo que a pesar de que hemos vivido momentos difíciles en cuestiones de seguridad, el país está en un gran momento creativo que debemos aprovechar al máximo para convertirnos en una verdadera potencia cultural.

6. ¿Qué actividades o legislaciones cree necesarias para apoyar la cultura en México?

Muchísimas, en verdad muchísimas. El campo de la cultura está verdaderamente descuidado. Empezando con que el Conaculta tiene vacíos jurídicos enormes.

Necesitamos una ley de mecenazgo seria para que la iniciativa privada se involucre y comprometa con el desarrollo cultural del país. Que el beneficio del artículo 226 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, mismo que se aplica en cine y en teatro, se lleve a todas las disciplinas culturales. Que los creadores y promotores estén más cerca de las cámaras para proponer.

Es un campo enorme y con inconsistencias tremendas. Sería bueno que a través del proyecto "Juristas" se pudiera reflexionar sobre la legislación cultural.

7. ¿Cuál es la vivencia laboral en el extranjero que recuerda con especial cariño?

El proyecto Destination Mexico en la Tienda del Museo de Arte Moderno de Nueva York en 2012. Llevamos a cerca de 100 diseñadores a vender sus productos en Nueva York, y fue el comienzo de algo que ya está tomando forma: la difusión y validación del diseño mexicano en el extranjero.

8. Después de sus actividades como curadora, crítica de arte y escritora, ¿a qué dedica su tiempo libre?

Voy a museos. Leo. Me gusta mucho la gastronomía, comer en lugares nuevos, encontrar esos rincones perdidos, comparar la tradición con las nuevas propuestas.

9. ¿Cuál es su opinión del proyecto Juristas UNAM?

Me encanta que los abogados se acerquen a otros profesionales y pregunten qué hace falta y difundan actividades. Creo que es muy importante que las disciplinas profesionales se acerquen  y dialoguen, y éste es un espacio que promete.